Hoy me han vuelto a decir que soy valiente.

Debería verlo como un cumplido: siempre me dijeron que ser valiente es lo que te hace seguir adelante, luchar, buscar tu camino, y en definitiva, ser feliz.

Y entonces, ¿Por qué no puedo dejar de llorar?

A veces siento que ese arranque a hacer las cosas, a tomar las riendas de mi vida, me crea más disgustos qué alegrías. ¿Ser valiente es así de difícil? ¿O es que estoy haciendo algo mal?

¿Cuál es la fina línea que define la valentía del autosabotaje?

Anuncios