Etiquetas

, , , , , ,

Captura de pantalla 2016-04-04 a las 23.40.07.png

“El dolor va cambiando de forma y horarios, pero no desaparece. Al principio me atacaba por las mañanas, antes de despertar. Era como un dolor automático que yo no podía controlar de ninguna forma porque funcionaba sin mí. Con los meses se fue convirtiendo en un dolor diferente, un dolor calmado, sobre todo en la tranquilidad de la noche donde no había casi lágrimas pero sí una tristeza que terminé creyendo eterna. Y conformándome con ella.”

La chica miedosa que fingía ser valiente muy mal, Barbijaputa – Marzo de 2016

 

 

Anuncios